jueves, 13 de noviembre de 2014

Allá vienen los "BookTubers"

Disculpen la tardanza de no haber escrito por un buen tiempo, pero muchas obligaciones y de verdad la falta de una inspiración para un tema me lo han impedido. Sin embargo, ya repuesto de las dos anteriores carencias, he regresado por mis anteriores pasos.

En esta ocasión comentaré sobre un detalle que he notado que se ha vuelto relevante entre los aficionados a la lectura y amantes de libros. Lo descubrí al notarlo de forma persistente y no precisamente al leer, sino al hacer todo lo contrario: ver videos en internet. Me refiero a los “booktubers”. 



Sí, el nombre suena a seguidores de algún grupo musical, pero la particularidad radica en que se ha convertido en una moda muy frecuente entre los jóvenes lectores (algo que me alegra). Para ahondar sobre este tema, pero sin hacerlo extenso, usaré solo dos páginas web como referencia para explicar de qué se trata esto.

Como todos sabrán, el mejor portal para disfrutar de videos en línea se llama YouTube, un lugar donde todos pueden “subir” su video con cualquier propósito (eso sí, todo en el marco de las normas de ese portal). Sin embargo, hay otra página web que es prácticamente una red social y con un propósito muy loable y que era necesario desde hace mucho tiempo; me refiero a Goodreads, un portal dedicado al encuentro de lectores, libros y autores en un solo lugar. En otro artículo podré explicar con detalles lo que se puede encontrar en este sitio web.
 

Retomando el tema principal, muchos lectores afiliados a Goodreads expresan sus opiniones y críticas sobre los libros que han leído, otorgándoles categorías y valores en una sencilla escala de estimación; esto genera un “feedback” con otros lectores y así se interrelacionan entre ellos. Sin embargo, algunos van más allá y utilizan los elementos que internet proporciona. Entre ellos, uno de los que considero como los más apropiados para atraer a nuevos lectores es el “video blog” o “vlog”. 

Claro, no es fácil pararse frente a una cámara, mostrar bastante carisma y hablar con mucha soltura y presteza sobre algo que leíste (por eso prefiero escribir en este blog), pero son muchísimos los que realizan esta tarea y le dedican unos pocos minutos. 

Esta idea ha tenido éxito en la red y ya muchos la imitan; he encontrado gente en Estados Unidos, Argentina, México, Holanda, Japón y otros tantos países que se dedican a criticar (de forma constructiva o destructiva) lo que hallaron durante su lectura.
 

Incluso, algunos “booktubers” se especifican en un género o dos para comentar sobre determinados libros (las chicas tienden más a las de romance, los muchachos a las de ciencia ficción o terror, etc.). En general, me ha alegrado ver que la mayoría son adolescentes y jóvenes, quienes preparan sus videos con muchas animaciones gráficas y detalles de escenografía. Tanto han tenido relevancia estos aspectos que algunas editoriales buscan a los “booktubers” más vistos en la red y les regalan algunos libros recientemente publicados para que los lean, los comenten y los promocionen en sus “vlogs”.

Por ello rescato este aspecto dedicado y cultivado sin intención para la promoción de la lectura entre los más jóvenes, que ellos sean partícipes y con una relevante presencia protagónica son los mejores alicientes para difundir esta sana adicción.